Nuestro viaje por Filipinas Junio 2017

Avatar de Usuario
Mensajes: 476

Begonia, Lun Ago 28, 2017 8:16 am

Acabamos de volver de tres semanas de vacaciones en Filipinas, os voy a contar un poquito lo que hicimos por si a alguien le pudiera venir bien o interesar.

Tengo que reconocer que elegimos Filipinas porque habíamos pensado viajar a Sri Lanka pero ocurrieron inundaciones y decidimos cambiar de país, así que unos días antes cogimos los aviones con Cebu Pacific, la compañía de bajo costo Filipina, que en un principio me asustaba un poco (las compañías de bajo costo, siempre me asusta volar con ellas y mas en estos países), pero el precio era muy bueno y solo son tres horas y media desde Denpasar a Manila.

Hablando de Cebu Pacific tengo que decir que en nuestro caso fue excelente, cogimos 7 vuelos en total y siempre puntuales y no tuvimos ningún problema en absoluto, buenos aviones, muy buen trato y todo salió estupendamente.

Solo tuvimos un problema cuando estábamos en Boracay que tenía que sacar los billetes para el lunes y el viernes y el sábado estuve todo el día intentando abrir la pagina para comprar los tickets del avión y no era capaz de abrir la pagina, fue muy estresante porque me tire casi dos días intentándolo y no entendía porque estaba ocurriendo eso, pensé que la conexión a internet en la isla no era muy buena y que podía ser esa la razón, aunque también luego me dijeron que justo en esas fechas habían lanzado una promoción muy buena y que quizás la pagina estaba saturada, pero al final a las 4 de la mañana de Filipinas ya desesperada tuve que pedirle a una amiga de España que lo intentara ella y al final lo pudimos hacer en cinco minutos!.

Viajamos mi hija de 12 años, mi marido que es Indonesio y yo, y estuvimos tres semanas en total. Continuamente la gente le hablaba en tagalo a mi marido porque todo el mundo pensaba que era Filipino, fue muy gracioso, hahaha y a mi ellos me parecían muy muy similares a los Indonesios y a los Balineses.

Volamos de Denpasar a Manila y de Manila a Puerto Princesa, allí cogimos una homestay por dos noches porque llegamos a la tarde, a la mañana siguiente hicimos un tour de medio día en triciclo por 700 pesos, visitamos una granja de cocodrilos que fue muy interesante, un parque de mariposas que me encanto, aunque no había muchas mariposas, pero había una tribu indígena que compartió sus costumbres y tradiciones con la gente que había allí y fue muy interesante verles y conocer sus instrumentos de música, como hacen el fuego, sus canciones y sus costumbres, luego fuimos a otro par de sitios sin mas que podrían haber sido prescindibles, aunque uno de ellos tenía un montón de pavos reales y todos con sus plumajes abiertos y es algo que también me gusto muchísimo verlos.

Y luego a la tarde noche fuimos otra vez en triciclo a un pueblo cerca de Puerto Princesa a ver las luciérnagas a la noche, pagamos 700 pesos por el triciclo y 600 pesos por la barca que te lleva por el rio durante media hora y vas viendo luciérnagas en los arboles, muy bonito la verdad!! y el cielo estrellado fue una maravilla, viendo la osa polar y las estrellas que nos iba diciendo el nombre el guía.

Al día siguiente salimos para Sabang, la idea era ir en van compartida pero cuando llegamos a la terminal nos dijeron que teníamos que esperar medio hora o mas y no nos apetecía esperar, así que nos montamos en el autobús publico, 125 pesos cada uno, hahaha me acordare toda la vida cuando nos montamos y salíamos ya después de esperar un rato a que se llenara el autobús, el chofer se reía y decía free air com!!! y tanto que si, dios mío que viento entraba por las ventanas, todas las ventanas bajadas, hahaha aunque hora mismo incluso no me acuerdo si había ventanas!!! pero si que recuerdo que entraba un aire tremendo, menuda ventilación, la verdad que tengo que reconocer que me encanta viajar en los trasportes públicos, me encanta ver a la gente local y hablar con ellos si se da el caso, la gente normalmente en los trasportes públicos es muy abierta y súper simpática y me encanta cuando paran a comer en sitios locales o cuando sube gente ofreciendo frutas, frutos secos, bebidas o cosas locales que muchas veces nos las ves por otros sitios, a nosotros nos encanta probar todo lo que vemos, y además todas esas cosas son normalmente súper baratas!

Llegamos a Sabang y nos fuimos directamente a buscar unos bungalós que habíamos sacado el nombre de internet y que estaban a pie de playa, y nos alojamos allí y después de instalarnos ya nos fuimos al puerto para ir a ver el rio subterráneo. El día anterior en Puerto Princesa cuando estuvimos haciendo el tour de medio día paramos en una oficina municipal y nos registramos para hacer el tour del rio al día siguiente, así que cuando llegamos al puerto ya tenían nuestros nombres.

Cometimos un error por no cambiar dinero en Puerto Princesa, yo pensaba que Sabang seria un sitio muy turístico y habría oficinas de cambio, pero Sabang es un pueblo pesquero muy pequeño que solo tiene normalmente turistas de un día que van a ver el rio subterráneo desde Puerto Princesa y luego se van, así que solo había una oficina de cambio y el cambio era súper súper bajo, después de recorrerme el pueblo y darme cuenta que no tenía muchas más opciones cambie dinero en la oficina del rio subterránea que el cambio era un pelín mas alto pero aun así muy bajo comparado con Puerto Princesa.

Por una parte se paga el ticket del rio subterráneo que son 735 pesos por persona adulta, que va incluido alguna tasa de conservación creo y luego por otro lado se pagan 200 pesos a parte por la barca que te lleva a la playa donde está la entrada de la cueva donde está el rio.

El precio de la barca es de ida y vuelta, yo muy a pesar de mi marido y de mi hija quería hacer uno de los viajes a pie por la jungla y en un principio quería hacer la ida por el camino a pie y luego la vuelta en barco, pero nos aconsejaron que mejor hiciéramos la ida en barco y la vuelta a pie, así que al final nos metieron en un barco con otra gente y fuimos a la playa que esta como a 15 minutos en barca, y allí tienes que coger otra barca que te lleva por el rio dentro de la cueva, la experiencia fue muy interesante y muy bonita, la entrada de la cueva es preciosa, el color del agua y el entorno es muy bonito, te dan un aparato con los auriculares y te van explicando un montón de cosas.

Al final yo seguía decidida a hacer la vuelta a pie, y mi marido y mi hija no querían, pero hahaha les asustaba dejarme sola, así que al final se animaron y nos fuimos los tres andando, aunque tuvimos que pagar otra vez!!! lo que me dio mucha rabia, porque ya habíamos pagado el barco de ida y vuelta, y si volver a pie es una opción tendría que estar incluida o al menos pagar el barco solo la ida o la vuelta, según lo que uno quiere hacer y luego pagar la vuelta a pie a parte, pero muy a mi pesar y por mi tozuneria nos toco pagar otra vez 200 pesos cada uno!!!! ya que además era obligatorio ir con un guía.

Nos costó casi dos horas creo la vuelta, y disfrutamos muchísimo la caminata por la jungla viendo toda esa naturaleza y los arboles gigantes por todos los lados, supuestamente hay también monos y animales pero nosotros no vimos nada, muchísimos árboles y arbustos, varias subidas y bajadas, yo disfrute cada segundo en ese entorno para mi mágico, cada vez necesito mas estar rodeada de naturaleza, plantas, arboles, verde, agua….. aunque la última media hora nos toco tormenta y tuvimos que correr un poco y refugiarnos a esperar a que parara, tuvimos suerte porque fue justo la última media hora del trayecto.

Al día siguiente ya salimos de Sabang en transporte publico hasta el cruce de Salvacion y allí nos bajamos y a los dos minutos había un montón de mini buses que venían de Puerto Princesa y negociamos uno y nos subimos, pagamos 400 pesos creo que estando donde estábamos se lo podíamos haber negociado por mas, pero bueno, fue un viaje largo pero cómodo, una de las cosas que suelo disfrutar de estos trayectos es cuando paran a comer o descansar en sitios totalmente locales donde han comida y todo tipo de cosas totalmente locales, comimos en un sitio súper rico donde probé el pastel de casava que me encanto!

Llegamos a el Nido a la terminal y nos bajamos y nos fuimos caminando a la playa y fuimos preguntando precios en la playa y encontramos uno a pie de playa por 600 pesos , lo cual estaba genial estando a pie de playa y además había un montón de niños que es lo que a mi hija le gustaba y andaba siempre buscando amiguitos.

Nos instalamos y salí a pasear por la playa y a cambiar dinero y entonces me entere que no estábamos en El Nido propiamente como pueblo si no en Corong Corong, que está al lado.

Al día siguiente alquilamos una moto y fuimos a dos playas, la experiencia fue súper bonita e ir por carreteras que no tienen a penas ni coches ni motos fue una gozada, el acceso a una de las playas era bastante malo, cientos de baches y camino de cabras……..

La playa de Nac Pan es preciosa, me encanto, la verdad que habíamos mirado un sitio para quedarnos a dormir allí y al final no lo cogimos, pero después de haberlo visto no me hubiera importado haber estado allí un par de noches.

Fuimos a la playa de Dili Beach, aunque no estoy totalmente segura que fue a esa a la que fuimos y no otra que estaba más lejos, la carretera por llamarla así, era un camino de cabras lleno de piedras y de un acceso muy difícil, el tema es que llegamos a una playa que no había nadie, solo un mini hotel a pie de playa pero creo que estaba vacío, allí nos bañamos solos en una playa preciosa de arena blanca, agua súper cristalina y cocoteros.

También visitamos una pequeña cascada de camino a las playas.

Al día siguiente cogimos un tour para ver el Nido con un montón de filipinos de vacaciones, el tour más famoso que todo el mundo dice que es el más completo, la verdad que es difícil escoger, aunque en nuestro caso fue coger el más popular y el más barato.

El tour nos encanto y la comida fue muy muy buena, los sitios que visitamos fueron muy bonitos, creo que fue el tour A, el secret lagoon, small lagoon, big lagoon con kayak que se pagaba aparte……….

Al día siguiente cogimos el barco supuestamente rápido para ir a Coron, dudamos mucho si ir o no ir, pero no teníamos muchas más alternativas o no las vimos en ese momento a parte de volver a Puerto Princesa, y había leído maravillas de Coron, así que cogimos el barco rápido y nos fuimos a Coron, la mar muy tranquila y tardo más de lo que yo creía que iba a tardar, creo que fueron como unas cinco horas.

Cuando llegamos, había un montón de gente esperando y ofreciendo transporte y al final un señor nos lio y nos llevaron gratis a un alojamiento muy barato, encima del agua, de madera y sin ventanas, pero priorizamos el precio y al final el sitio no estaba mal.

Nuestra gran sorpresa fue saber que Coron, o al menos la capital de Coron que tampoco se llama Coron la isla, creo que Coron son las islas realmente de enfrente, no tiene playa!!

Me costó creer que estuviéramos en un sitio con costa en una isla pero sin playa!! Así que lo mismo alquilamos una moto, creo recordar que bastante caras, y fuimos hacia el oeste hasta donde nos aburrimos, paramos en algún pueblo y en alguna mini playa, los paisajes la verdad que súper súper bonitos, todas las colinas verdes, y estuvimos también en la hot spring, recuerdo que también nos metimos mas allá de la hot spring por una carretera bastante mala y llegamos a alguna playa pero había que pagar así que no entramos, recuerdo que me encanto el trayecto y que un par de veces nos bajamos de la moto para escuchar los canticos de los pájaros, súper bonito, las vistas muy bonitas también desde la carretera.

Después de darle miles de vueltas cogimos un tour, pasa lo mismo que con el Nido, nunca sabes cual coger, y al final lo mismo cogimos uno de los más baratos, y la verdad que fue un tour súper completo y muy muy bonito, disfrutamos muchísimo con todo y los chicos del barco eran súper majos, sobre todo el guía era muy bueno y a mí que no sé nadar a mar abierto me llevo en varios sitios con el flotador a ver los puntos de snorkelling y me ayudo muchísimo.

Me encanto la ultima isla que visitamos y recuerdo que alucine con las mariposas y sus colores, la comida súper súper rica también y el Kayangan lake es espectacular!! la verdad que es bonito todo, el green laggoon es súper bonito también!!

Los colores del agua, las rocas, los islotes, la limpieza, las aguas cristalinas y absolutamente transparentes……………es súper bonito y para verlo como mínimo una vez en la vida!

Luego de Coron nos fuimos en avión a Manila y de allí a Boracay, donde estuvimos 5 días.

Del aeropuerto de la isla que se llega para ir a Boracay fuimos andando hasta el puerto porque queda muy cerca, y luego lo tienen muy bien organizado para salir en barcos a Boracay, que es un trayecto bastante corto de menos de 30 minutos, se pagan tasas también aquí.

Cuando llegamos otra vez un montón de choferes ofreciendo transporte y nos fuimos a la carretera y fuimos andando y nos paro uno, regateamos y nos dejo en la parte central, de allí fuimos a la playa andando y buscamos un alojamiento, nos costó un rato porque no encontrábamos nada adecuado a nuestro presupuesto pero al final encontramos un sitio muy bien de precio y de los que a mí me gustan, hecho con materiales locales como madera y bambú.

Allí estuvimos cinco noches, para mi demasiadas, me gusto la playa porque era muy bonita pero era el tipo de playa como Benidorm o Kuta en Bali, llena de tiendas, restaurantes y mogollón de turistas.

Nosotros cuando viajamos no comemos nunca en restaurantes, nos gusta comer en sitios locales y siempre vamos con un presupuesto ajustado por ser tres y porque ya es un lujo para nosotros viajar.

Encontramos un par de sitios súper buenos y muy bien de precio y repetíamos, aunque básicamente comíamos dos veces al día, a la mañana y a la tarde, a la mediodía comíamos fruta.

Un día fuimos andando por el otro lado opuesto de la playa tan turística, por la costa este y nos dimos un paseo de más de 4 horas, las vistas muy bonitas desde la colina y el agua con unos colores preciosos, llegamos a un centro comercial nuevo y pregunte a un extranjero que había comprando en el súper mercado como ir a dos playas que había leído que eran bonitas por el norte, y me dijo lo que podíamos pagar y cogimos un triciclo y nos llevaron a una playa muy bonita, allí estuvimos un par de horas y luego volvimos otra vez andando hasta la carretera general y volvimos a coger otro triciclo para ir a otra playa, una playa muy bonita también y con poco turismo y el que había era más turismo local y luego ya cogimos otro triciclo de vuelta.

De Boracay, nos fuimos por la mañana temprano otra vez al barco y al aeropuerto ( a la salida de la terminal del puerto a mano izquierda hay una tienda que vende unas tortas súper ricas y súper baratas), lo mismo, fuimos andando al aeropuerto porque está muy cerca del puerto.

Y otra vez a Manila y luego volamos a Cebu para ir a Malapascua, del aeropuerto de Malapascua hay un autobús que va a un centro comercial y luego de ese centro comercial sale el autobús que pasa por la puerta de la estación de autobuses, así que cogimos este autobús y le dijimos al chofer que íbamos a la terminal de autobuses pero cuál fue nuestra sorpresa que se empezaban a repetir los mismos sitios que ya habíamos visto por la ventanilla y nos dimos cuenta que estábamos volviendo otra vez al aeropuerto!!!

Al chofer se le olvido decirnos donde era la parada de la terminal de autobuses y erróneamente dimos por hecho que entraría en la terminal de autobuses o que la reconoceríamos fácilmente, además casualidad que nos sentamos encima en los últimos asientos y no teníamos visión de ventanilla por uno de los laterales, así que volvimos al aeropuerto otra vez.

Así que hicimos otra vez la vuelta, finalmente llegamos a la terminal, que tenía un cartel súper grande a la entrada, y cogimos el primer autobús que salia para el puerto donde salen los barcos a Malapascua, el viaje fue eterno, creo que más de 6 horas, ya no me acuerdo, el autobús era publico e iba lleno y se iba parando cada poco tiempo, pero me encanto el paisaje y charle un par de veces con gente, en una ocasión con un chico filipino que estudia magisterio y su universidad estaba por la zona, me conto muchas cosas y fue muy interesante.

Finalmente llegamos al puerto de noche y totalmente a oscuras y fuimos los últimos, nos dejaron en un hotel pequeñito justo al lado del puerto pero me pareció caro para lo que nos habíamos gastado hasta ese momento y para estar donde estaba, así que mientras mi marido y mi hija cenaban me fui andando y empecé a hablar con una chica y unos choferes que estaban en el parking del puerto y me dijeron que había otro sitio más barato en el puerto e incluso la chica llamo para preguntar precios y pedirles que nos vinieran a buscar con la moto, una amabilidad increíble! en esos momentos te dan ganas de darle un abrazo y darle un par de besos porque es cuando valoras muchísimo la amabilidad de la gente y el buen corazón, me emocione y se me salieron las lagrimas, que nos ayudaran a buscar otro sitio e incluso llamaran ellos por teléfono y les pidieran que nos vinieran a buscar me emociono y lo agradeci muchisimo, me despedí de la mujer con un par de besos y con una gran sonrisa y un bonito recuerdo en mi corazón de ese momento, eran las diez de la noche casi en medio de la oscuridad en una isla perdida en Filipinas, en un puerto que no veiamos!!!

El sitio muy barato y muy básico pero suficiente, en una casa local con una familia encantadora, que además tienen dos hijos y mi hija y yo estuvimos jugando con ellos al parchís a la mañana siguiente, el cual luego se lo regalamos y al juego de memoria.

Al día siguiente dejamos las mochilas en la casa de esta familia y cogimos el barco en el puerto antiguo justo al lado de la casa donde habíamos dormido, del puerto a Malapascua no hay mucho tiempo, creo que media hora o un poco más, ya no me acuerdo.

Llegamos a Malapascua y otra vez nos toco andar y buscar alojamiento, encontramos uno en medio de la nada, lo digo porque no sabíamos donde estábamos, nos habíamos alejado ya de la playa y del puerto y no sabíamos situarnos todavía, pero el precio era bueno y allí nos quedamos.

La verdad que nos costó situarnos porque no había carreteras, solo caminos por todos los lados y era como un laberinto, y aunque no estábamos al lado de la playa, al final estuvimos muy a gusto allí, lo único que hacía un calor insoportable a las noches y yo no aguanto ni el aire acondicionado, ni el ventilador, no me gustan, así que yo personalmente pasa malas noches, pero lo que hacíamos durante el día compensaba el sufrimiento de las noches.

Nos recorrimos la isla entera de un lado para otro buscando playas, y comíamos en los sitios locales que tenían puestas las cazuelas en la puerta de las casas, me encanta este sistema de las cazuelas, como un buffet, que ves lo que hay y eliges lo que quieras comer, encontramos además un sitio muy bien de precio y todas las noches terminábamos cenando allí.

A parte de andar, pasear, bañarnos algún día en la playa y comer no hicimos mucho mas, la parte de la playa mas turística estaba llena de restaurantes y club de buceos con todo el mundo sentado en la playa.

A la vuelta volvimos a coger las mochilas en el puerto de Cebu y despedirnos de la familia y cogimos un autobús a Cebu capital, otro mogollón de horas, seis o siete por lo menos, ya no me acuerdo, y de la terminal de autobuses nos fuimos buscando un sitio que vendiera Lechón, llevábamos todas las vacaciones queriendo probarlo y al final terminamos en un centro comercial, hahaha personalmente no me gustan nada estos sitios pero terminamos comiendo lechón en el food court del centro comercial con una coca cola y una cerveza, que tampoco la habíamos probado en todo el viaje.

El lechón riquísimo y la cerveza también, así que nos fuimos otra vez a coger el autobús para el aeropuerto y embarcamos otra vez para Manila, teníamos el vuelo a la 4 de la madrugada y dormimos como pudimos en el aeropuerto en los bancos, había muchísima gente durmiendo por los pasillos.

La verdad que fue un país que me encanto, aunque no paramos de coger aviones de un lado para otro, en mi vida había cogido tantos aviones en tan poco tiempo, creo que cogimos ocho aviones en tres semanas.

La compañía que yo tenía tantos miedos la verdad que muy buena, a parte del problema que tuve para comprar una de las veces los tickets. Una de las cosas que más me gusto también de Filipinas fue la gente, me parecieron muy muy amistosos, gente muy abierta, noble, sana y sobre todo gente muy cercana, me sentida muy cerca de ellos y era muy fácil entablar conversación o preguntar cualquier cosa. Me recordaban muchísimo al carácter latino.

La comida es otra cosa que también me encanto, y la zona de el Nido y el Coron con las islas llenas de lagunas cristalinas, turquesas, verdes y trasparentes fue algo que tampoco olvidare nunca.

Aunque reconozco que hay unos contrastes tremendos, porque creo que hay mucha pobreza también y que la gente vive con unos mínimos de necesidades cubiertas. Lo de los contrastes me refiero a que por ejemplo Coron con sus islas es increíblemente bello, pero luego el pueblo como tal no tiene nada y lo mismo ocurre en el Nido, lo bonito y para ver esta a mar abierto y hay que coger barcos siempre.

Tengo que reconocer que fue un poco estresante preparar este viaje, porque sabía que Filipinas tenía muchas islas, pero no me imaginaba que tantas y que todas tenían muchas cosas interesantes para ver!! y nunca habia visto de cerca el mapa de Filipinas, siempre a lo lejos, hahaha y cuando lo ves de cerca con tantas islas es un poco fuerte, y de primeras asusta, porque lo unico que habia oido hablar de Filipinas era del Nido y nada mas!!

Fue difícil escoger y combinar los vuelos de unas islas a otras, por ejemplo si lo hubiera sabido antes, de Manila hubiera volado a Coron e hubiera bajado hasta Puerto Princesa y de allí creo que hay vuelos a Cebu y así nos hubiéramos ahorrado tener que ir hasta Manila para coger otro avión a Cebu, pero ese tema no lo tenía nada claro al principio y tampoco encontré a tiempo la información, lo cómodo hubiera sido hacer un viaje circular y no tener que pasar por Manila tantas veces, pero aun así ha sido estupendo y doy gracias a la vida por darme la oportunidad de poder viajar con mi familia y conocer otros países y otras culturas, y me siento muy afortunada de poder viajar, sobre todo cuando viajamos a paises mucho mas pobres del pais que he tenido la suerte de poder crecer y vivir durante muchisimos años de mi vida.



Buen viaje a todos



esto lo fui escribiendo a ratos, al principio con mas ganas y luego al final ya lo quise terminar y hay informacion que no me acuerdo, el viaje lo hicimos en Junio 2017
www.vivirenbali.blogspot.com

www.ongkupukupu.org

www.kupukupufoundation.org




Volver a “Sudeste asiático”