Arequipa: pésima experiencia con guía Ivan Jimenez

Mensajes: 1

MARIA JOSE Y, Dom May 27, 2018 8:35 pm

Buenos días,

Esta es mi primera aportación en estos foros, pese a que los uso habitualmente para informarme sobre consejos u opiniones para contratar actividades u hoteles.
He considerado que mi malísima experiencia con un guía de montaña pueda servir para que otros decidan si contratar sus servicios o no.

Pues bien, paso a relatar mi experiencia:
Contrato con la empresa SPECIAL TOURS PERU (Calle Jerusalem, 520, Arequipa) una actividad de ascensión hasta los 5.000 m del volcán Misti de cara a una aclimatación para la ascensión del Chachani. Realización sábado en el mismo día. Precio: 360 soles 2 personas.
Llegado el sábado, el guía de alta montaña T. IVAN JIMENEZ GUZMAN ( calle Jerusalem, 609, Arequipa - www.quechuaexplorermg.com) nos recoge tarde por culpa de otros clientes por lo que indicamos que no nos va a dar tiempo a subir hasta los 5.000 m contratados. No tiene constancia de esta ascensión, sólo iba a subirnos hasta los 4.500 m del campamento base. Indicamos no era lo contratado, solicitamos la devolución del dinero. Iván Jimenez nos propone ascensión el día siguiente al Cerro Simbral de 5.300 m, con un coste añadido de 200 soles. Aceptamos.

Le pedimos que nos alquile 2 bastones para andar. Nos los entrega sin coste alguno, agradecemos. Los bastones son de fibra de carbono de la marca Black Diamond con bastante uso, (ojo! este detalle de los bastones es la clave de nuestro problema).

Salimos el domingo con el propio IVAN JIMENEZ GUZMAN a realizar la ascensión al Simbral. Iniciamos la subida desde 4.200 m. Ivan inicia la subida muy deprisa, por lo que mi marido y yo, rápidamente nos quedamos atrás. Iván observa nuestro ritmo y tiene que aflojar el suyo. Tenía prisa por preparar una actividad de MTB del día siguiente y quería llegar a Arequipa al almuerzo. No es nuestro problema.

Pasado este primer "encuentro", ascendemos el cerro en un tiempo de 4 horas. Bastante correcto, muy contentos, nos hacemos fotos, Ivan nos hace un vídeo. PERFECTO.

Antes de iniciar el descenso por el mismo sitio, nos avisa que tengamos precaución con el suelo porque al ser arena fina volcánica podemos deslizarnos. tomamos precauciones.
sin embargo, mi marido resbala un poco y se apoya en su bastón (para eso están) tratando de evitar la caída. El bastón se encaja entre unas rocas y se rompe por la mitad. Mi marido informa inmediatamente a Ivan del accidente. De pronto a Ivan se le cambia la cara. Le dice a mi marido que se lo va a tener que pagar, a lo que contesta mi esposo que ha sido un accidente, pero que si debe pagar algo, lo paga (no queremos tener problemas).

A pesar de ello, IVAN inicia una bajada a toda velocidad esperándonos sólo cuando observa una gran separación. En la hora y media de bajada lo más cerca que estuvimos de él fue unos 30 metros; sin ninguna parada llegamos al taxi que nos esperaba y, sin ni siquiera dejarnos comer, nos subimos en el taxi. IVAN nos dice que iremos a su oficina y solucionaremos el problema. Le reiteramos que, aunque ha sido un accidente, le pagaremos una indemnización. No entramos en más discusión porque, al ver el carácter del sujeto y su comportamiento en la bajada, tenemos miedo de que nos deje tirados en mitad de la montaña (estábamos a 2 horas en coche de Arequipa).

Sin mediar palabra en las 2 horas de viaje, llegamos a su oficina en la calle Jerusalem, 609, Arequipa donde nos mete y nos reclama que le paguemos o entreguemos una pareja de bastones exactos y nuevos, ya que se los hemos roto. Recordamos que ha sido un accidente, que ni siquiera tenemos un contrato de alquiler, puesto que nos los dejó. A pesar de ello, vamos a indemnizarle. El sujeto entra en una web y me saca unos bastones de la marca Black Diamond por 305 $ (casi 1.000 soles). Ni locos le pagamos eso!!! mi marido conoce los bastones y en Madrid cuestan unos 120 € (480 soles) nuevos!!.
Empezamos una discusión sobre lo injusto de su proceder pero no ceja en su empeño: quiere que le repongamos los bastones. No nos deja salir.
Finalmente, le abonamos 350 soles (90 €) para que nos deje salir de la oficina, llevamos todo el día sin comer y estamos muy cansados. Son las 6 de la tarde.
________________

Lamento, la extensión de este texto, pero he preferido contar todo lo ocurrido para que no haya malas interpretaciones.

Ahora, con la información de nuestra experiencia, que cada uno decida si contrata o no con una persona que nos dejó solos en un descenso de una montaña de relativa gran altitud y que nos obligó a pagar los daños de un objeto alquilado muy usado (ni siquiera eso en nuestro caso) roto por accidente. Por cierto, ¿por qué nos dejó unos bastones de primerísima calidad? Si ni él los llevaba tan buenos, ni yo en Madrid.

Volver a “América Latina”