viaje por Panamá

Mensajes: 1

los_delfines, Jue Oct 06, 2016 1:55 am

El viaje a Bocas del Toro no pintaba taaan largo, pero…



En el Valle de Antón tomamos un bus que en 45 minutos nos dejó en la Panamericana (la mismita, sí). Ahí esperamos durante una hora otro bus que nos llevase a David, pero finalmente desistimos y nos conformamos con otro que nos llevó a Santiago, en un par de horas más (no comprendo aún esta costumbre de ponerle a las ciudades nombre de hombre, pero todo es cultural). En Santiago no logramos encontrar buses a David que tuvieran asientos libres, y tras un par de horas de deliveraciones y evaluación de distintas opciones, cada cual peor que las otras, decidimos tomarnos un bus sin asientos libres, pero que por la misma guita nos llevaba en el pasillo. Digamos, como tomarse el 60, pero un trayecto de más de tres horas. Después de medio viaje en posición de contorsionistas de circo, conseguimos un asiento para compartir entre los dos, y poco antes de llegar logramos adquirir el segundo asiento. La ciudad de David es bien fea, pero logramos irnos rápido en una combi que en cuatro horas nos dejó en Changuinola, una ciudad aún más fea pero más cerca de nuestro destino. Ahí pasamos la noche en un hotel de chinos, feo y barato, y a la mañana partimos en otra combi hasta Almirante, un pueblo más feo que Changuinola, desde donde tomamos la lancha que nos depositó, finalmente, en Bocas del Toro.



La isla de Colón es la más grande e importante de Bocas. Ahí nos alojamos en el único hotel que conseguimos. También era de chinos, y también era muy feo. Dedicamos el primer día a recorrer la isla, bastante bonita por cierto.



El segundo día comenzó la cuestión del agua. Parece ser que acá no llueve hace rato, y falta agua. De repente, no hay más agua. No hay agua en los hoteles, no hay agua en los restaurantes, no hay agua en la isla toda, y en las islas de alrededor. Paradoja tercermundista, una isla rodeada de agua, se queda sin agua. No pretendo tomar agua salada, pero para el depósito del inodoro podrían idearse algún sistema, ¿no? Imagínenme con mi santa paciencia tratando de que los chinos, dueños también del supermercado de al lado, me presten un balde para vaciar mi retrete con agua mineral. Que espere, que a lo mejor en un rato hay algo de agua, que no me pueden prestar un balde y que no me van a hacer ningún descuento, porque no es culpa de ellos que no haya agua, y yo, que no quiero descuento, que sólo les pido un balde, que ya que tengo que comprarles agua mineral y gastar más para vaciar el retrete de SU hotel, que pongan un poco de voluntad. Bueno, casi media hora me costó conseguir el bendito balde. Graciadio y a la divina providencia, en una excursión conocimos a Luz (Dios la tenga en lo más alto de su santo reino), una morena que trabaja en un hotel de acá y que, ante la ausencia de su jefe, nos ofreció hacer la gran argentineada de alojarnos sin registrarnos, vamo y vamo. Y así terminamos en un apart por la misma guita que nos costaba el chino. Yo, argentino.



Amén de las cuestiones hoteleras, Bocas del Toro es realmente lindo. Es demasiado turístico, le falta la virginidad de Kuna Yala, pero la naturaleza ha sido generosa con estas islas. En diferentes excursiones, recorrimos en lancha la Bahía de los Delfines sí, había delfines hay fotos en mi web :D, hicimos snorkelling en Cayo Coral, visitamos la Isla de la Rana Roja, la única de la zona donde el mar es realmente violento, estuvimos en Bocas del Drago, donde vimos corales y peces de varios colores, y en la Isla de las Estrellas, donde había montones de –disculpen la obviedad– estrellas de mar. Paramos en hermosas playas de arenas blancas y aguas turquesas, y almorzamos en Punta Caracol, un complejo de cabañas espectaculares sobre el mar Caribe, en las que mi bolsillo de mochilero no me permitió alojarme. Sin embargo, todas nuestras comidas son en restaurantes suspendidos sobre el mar, con una vista envidiable. Se podría decir que, junto al archipiélago de San Blas, Bocas es el highlight de Panamá.



(continuará)
Mis favoritos, los delfines ;)

Volver a “América Latina”