Viaje a Vanuatu

Mensajes: 1

Califa49, Vie Ago 19, 2016 11:14 am

Durante el pasado mes de Junio he viajado con mis padres a las Islas Vanuatu, (Efate, Malekula, Ambrym, Pentecostés, Espíritu Santo y Tanna.) Al final, por necesidades de los vuelos, hemos estado dos días en Fidji, (Nadi), y una noche en Seúl. El que pensábamos podía ser uno de los mejores viajes de nuestra vida, ha sido el peor y más funesto de todos (y llevamos muchos años viajando). Contratamos el viaje con la agencia catalana Vía Nómada, que nos dijo que llevaríamos un guía mallorquín de la agencia que vivía en Fidji gran parte del año y que era gran conocedor de Vanuatu y Fidji. El viaje ha estado mal estructurado, improvisado en demasiados momentos, con días sin contenido, cambiando con frecuencia el programa ya establecido con anterioridad por el guía y/o la agencia, con los alojamientos más sucios y cutres jamás vistos (a los que el guía llamaba “sencillos”), muchos de ellos sin agua, luz ni servicios compartidos ni privados, eso sí, con todos los “animalitos y roedores” conocidos. Por 14 días en Vanuatu y 7 vuelos domésticos habíamos pagado (antes de salir de España), 4.155 € por persona, todo ello presupuestado por el guía con anterioridad. El primer día en Port Vila nos pidió 800 € para “varios asuntos”, unos inventados por el guía, otros que ya llevábamos pagados en el programa y otro mucho más caro que lo que luego en realidad costó. Allí en Port Vila nos cambió el alojamiento por otro a 60 km. de la ciudad, por lo que nos perdimos todas las visitas pagadas y programadas, (el Vanuatu Cultural Centre, el Mercado Municipal, Chinatown, el Quartier Française y la visita a la Nicolaï Michoutouchkine & Aloi Pilioko Foundation.) También nos quiso timar con la comida, diciendo que ya había contratado la pensión completa y que al final haríamos cuentas. Le dijimos que se olvidara de la comida y le sentó fatal. Cuando nos dimos cuenta del timo, 2º día, comenzó nuestro calvario por recuperar lo entregado, devolución que hizo en dos partes, la última el último día ya en Fidji, ante nuestra amenaza de denunciarlo a la policía. En Ambryn se nos suprimió la subida a los volcanes Marum y Benbow, que desde un principio llevábamos incluidas en el programa, para dormir en el cráter en tiendas de campaña. (Ir a Ambryn y no subir a los volcanes es como visitar Córdoba y no ver la Mezquita.) Allí solo visitamos la aldea de Fanla, habiendo tenido de alojamiento unas cabañas insufribles y sin poder siquiera comprar agua mineral, pero desde allí decidimos ir a la isla de Pentecostés, (que no llevábamos incluida), que está enfrente y a 2 horas en lancha, para ver el Salto “naghol” en la aldea Londot, cosa que contratamos con unos pescadores y pagamos nosotros, a lo que el guía se sumó “de gorra”. Esta iniciativa nuestra fue motivada por encontrar en Ambryn a un guía de la agencia Banoa, que llevaba un grupo español y gran conocedor de Vanuatu, que se dio cuenta enseguida del infierno que estábamos pasando con aquél individuo que desconocía por completo el itinerario y que improvisaba continuamente. Tanto, que no nos dijo nada de “los saltos” que se hacen durante el festival del mes de Junio en Pentecostés. (Entre ambos guías hubo un cruce de palabras bastante fuerte por la situación nuestra.) En Espíritu Santo, donde nos alojó en un “back packer” intentando meterme en una habitación con 8 mochileros, nos cambió visitas e intentó suprimir otras (Port Orly), aduciendo que “había mucha conflictividad social y violencia, por lo que era muy peligroso ir”, a lo que nos opusimos tajantemente y una vez allí comprobamos que no ocurría nada de nada. En Matantas (también en Espíritu Santo), nos llevó al alojamiento más asqueroso y sucio de todo el viaje si cabe, aparte de que no había nada interesante que ver. En Tanna visitamos dos aldeas, Imayo y la de John Frum, intentando suprimir la de Port Resolution, cosa que no consiguió aunque intentó que la pagásemos nosotros (y ya la llevábamos pagada). Allí nos dimos cuenta que nos había cobrado por la subida al volcán Yasur MÁS DEL DOBLE de su precio real, que era de 225 $ USA por las 3 personas, y él nos había cobrado 550 $ en el ya citado timo del primer día. Todas estas excursiones en Tanna las hicimos solos, acompañados de nativos, porque él estaba “missing” y sin dar la cara. En el aeropuerto de Nadi, ante nuestra continua insistencia, nos pagó el resto de lo defraudado y desapareció. Cuando llegamos al hotel nos dijeron que teníamos que pagar la habitación pues el guía no lo había hecho, solo la había reservado, por lo que tuvimos que pagar 191 €.

Por parte de la agencia Vía Nómada, la cual nos dice que también ha sido estafada por el citado individuo, se han limitado a devolvernos el importe del hotel de Fidji, (que previamente ya habíamos pagado) y otro importe cobrado por “suplemento de logística imprevista”, (193 € por persona). De todo lo referente a las actividades incluidas en el programa y cobradas con anterioridad que no hemos realizado, ni de la subida a los volcanes (con porteadores y material de acampada que se programó desde un principio), no han querido saber ni devolver nada, porque el presupuesto del viaje siempre ha sido el mismo, a pesar de los recortes habidos. El total del viaje ha sido de 6.000 € por persona, con los vuelos internacionales y seguros incluidos.

Volver a “Oceanía”